REtiro filosófico: ¡Saborea la vida!